Política |

Que no se enojen los gobiernos municipales y provinciales cuando decimos que son parte del negocio de la corrupción

Macri fue para Herme Juárez como Vidal lo es es para JMO Ondarcuhú, los dueños del río y los puertos como denunció Elisa Carrió.
Ambos, Juárez y Suárez junto a Ondarcuhú, empresarios monopólicos multimillonarios en los puertos, a la vista de todos.

Lo que no pudimos decir en vivo:

Servicios Portuarios controla la ex junta nacional de granos de Rosario, además controla los puertos de Villa Constitución, San Nicolás y Rosario. Y como si no alcanzara, además el grupo Servicios Portuarios controla Maruba, aparece vinculado a la causa del Caballo Suárez, y cuyos vínculos políticos más fuertes y aceitados aún los sostiene con el secretario del Instituto de la Vivienda de María Eugenia Vidal, Ismael Passaglia, en la provincia de Buenos Aires.
En el mismo sentido vale decir que éstos hombres vinculados al lavado de dinero, de activos, de enriquecimiento ilícito, de asociación ilícita y de allí la alta corrupción, lo hacen entre otros medios, a través de contratos de concesión “muy oscuros” y nadie sabe cómo lograron renovarlos por 20 o 30 años más.

Estos hombres y empresarios de la hidrovía que une la provincia de Santa Fé con Buenos Aires son beneficiados por la política y los políticos.
Todo éste conglomerado de empresas que armaron cada uno, tiene cuentas en Panamá, USA y especialmente Alemania.

Lo cierto es que abunda el crimen organizado en los puertos.
El entramado mafioso se completa con el accionar cartelizado de las empresas que ofrecen servicios en los puertos.

No todo es cereal, aunque es mucho.
Nos referimos a 400 km de río sin control.
La ruta de la efedrina, el mineral de hierro, contratos oscuros, operaciones portuarias con permisos de uso vencidos y estafando al erario público pusieron en el centro de la corrupción al puerto de San Nicolás, además señalado por sus vínculos con Maruba, el SOMU, el poder judicial, la aduana, las empresas de seguridad portuaria, y las fuerzas de seguridad, pero se los beneficia además con un consorcio de gestión a la medida de la corrupción.

Por otro lado, es importante señalar que el puerto de San Nicolas fue señalado por los medios nacionales y extranjeros como uno de los puertos más corruptos que lo hace tan tentador para quienes quieren quedarse con él y que se quedaron con él a través de los consorcios de gestión que les dio la gobernadora Vidal.
No es casualidad que los puertos con mayor red de corruptos hayan sido beneficiados por la gobernadora Vidal en la provincia de Buenos Aires, y de ahí la pregunta: ¿son parte del “negocio” de la corrupción, tanto el gobierno de Vidal como el municipio de San Nicolás?

Los 400 kilómetros del río ubican a muchos puertos en el mapa del narcotráfico y las ganancias multimillonarias de unos pocos, pero ésto no lo hacen solos, por eso hablamos del crimen organizado y la mafia en los puertos, para que éste poder se haga realidad, hacen falta cooperativas, aduanas, estudios contables, sindicatos, abogados, fuerzas de seguridad, empresarios, justicia, navieras y el infaltable vínculo con intendentes, gobernadores y ministros para hacer de la complicidad un negocio seguro.

Así los puertos, no todos, hacen ricos a quiénes como Juárez repartían vino caliente y hoy ostentan fortunas millonarias a la vista de todos sin despertar sospechas… como el Caballo Suárez que mágicamente como sindicalista a través de lo ilícito, pasó a ser dueño de la naviera Maruba y otras riquezas junto a otros empresarios y empresas hoy embargados e inhibidos.

Pero la red sigue intacta y siguen teniendo sus cuentas en el exterior, sus contactos y sus negocios en los puertos.

Dejá tu comentario