Política |

Quinto arreglo que pagamos los nicoleños con las tasas

Para muestra basta un botón. En ésta cuadra gasta una y otra vez el municipio de San Nicolás.

La obra es un dolor de cabeza para los ingenieros municipales y los grandes estudios de arquitectura que no pegan una y un dolor de cabeza para los contribuyentes que ven cómo se gasta su dinero otra vez por las equivocaciones en las obras.

La esquina del teatro es terrible. Se inunda y hay que solucionarlo porque cada error se paga muy caro. Al margen de las risas que despiertan las metidas de pata del intendente interino, los errores le cuestan muy caros a los nicoleños. O bien las empresas son ineptas o la austeridad municipal es un fracaso.

Sabido es que las narices del ejecutivo están metidas en todo. Ordenan que los caños sean más chicos que los que corresponden; ordenan que el material sea más fino que el que corresponde; ordenan desagües ínfimos y ordenan que se hagan bochornosos mojones que están todos rotos; ordenan no reparar las luces de los mojones que embellecerían la esquina si hubieran sido correctamente realizados.

Manda peaton o mandan empresas no aptas. Lo cierto es que si así va a ser la remodelación del centro, les va a salir muy caro a los nicoleños que los improvisados beneficiados sigan haciendo desastres como los hechos, que sigan abaratando costos como ya lo hicieron y que a la comunidad le cueste más del que dinero que corresponde.

Mientras los errores se corrigen más de una vez, las empresas cobran y los vecinos pagan.

Dejá tu comentario