Política |

San Nicolas dijo No al golpe en Bolivia

En repudio al golpe y Nunca Más

En San Nicolás, el Comité de Solidaridad con Bolivia tuvo su sello, repudiando el golpe.

Un símbolo de solidaridad que condenó en la tarde de ayer los acontecimientos violentos que suceden en los países vecinos.

La convocatoria se hizo en el parque San Martín de la ciudad de San Nicolas al pie del monumento a San Martín, donde izaron una bandera de Bolivia y una bandera Wiphala junto a la de nuestro país como muestra de apoyo y solidaridad con un pueblo que sufre un ataque a la democracia perpetrado por la derecha golpista.

image.png

Repudiaron los actos de violencia, fascistas, racistas y neoliberales que se quieren imponer en el país hermano. Desde San Nicolás queremos brindar apoyo al estado plurinacional, a nuestros hermanos indígenas, hermanas originarias y a todo el pueblo.

No al golpe de Estado

Compartimos un comunicado de la Cátedra Libre de Derechos Humanos y el Observatorio Universitario de la Violencia Institucional de la facultad de Filosofía y letras de la UBA.

Racismo y revanchismo, estos son los dos ejes que vertebran la acción criminal que están perpetrando los sectores políticos, económicos y sociales –locales y extranjeros- que no se resignan a que el pueblo pobre, indígena, humilde, haya ejercido por el voto popular el gobierno de su país, avanzado en la conquista de sus derechos, construido formas propias de ejercicio democrático, y desafiado el destino de miseria y sometimiento que el neoliberalismo pretendió eterno para el pueblo boliviano. Las elites “blancas” neoliberales, la policía y las fuerzas armadas están ejecutando hoy en Bolivia su pedagogía del escarmiento, una versión siglo XXI de la política de exterminio que los conquistadores iniciaron contra los pueblos indígenas cinco siglos atrás.

Los pueblos de América Latina sabemos, por dolorosa experiencia, qué traen consigo los golpes de Estado que derrocan a gobiernos populares: muerte, persecución, desaparición, torturas. Secuestros, apaleos, quema de viviendas y locales, encarcelamiento, acoso. Esto es lo que está viviendo hoy nuestro pueblo hermano, arrasado por el odio de los que se autodenominan “cívicos”. Las imágenes y las voces de los perseguidos, acosados, cazados por la furia racista están recorriendo el mundo.

La única definición de lo que está perpetrándose hoy en Bolivia es golpe de Estado. La respuesta que exige este crimen es el repudio a sus autores, partícipes, instigadores, beneficiarios y cómplices. Repudio a quienes, como el actual gobierno argentino, encubren la verdadera naturaleza de lo que se está consumando en el Estado Plurinacional de Bolivia a lo que llama “transición”, y a aquellos dirigentes e instituciones que siguen guardando silencio cómplice frente al quiebre del sistema democrático que han consumado las fuerzas reaccionarias bolivianas.

Dejá tu comentario