Política |

San Nicolás y la estrategia del corte

¿Como les fue a los intendentes que promovieron el corte de boleta?

La estrategia de los intendentes de Cambiemos para promover el corte de boleta a nivel municipal funcionó.

Nestor Grindetti (Lanús), Martiniano Molina (Quilmes), Julio Garro (La Plata), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Nicolás Ducoté (Pilar), Manuel Passaglia (San Nicolás) y Ramiro Tagliaferro (Morón) pusieron en marcha a partir del 12 de agosto una estrategia para ganar votos a partir del corte de boleta y evitar así que el derrumbe de la imagen presidencial impacte en sus elecciones locales. Algunos lo lograron, salvo en Morón, donde el corte a favor del ex de Maru Vidal, Ramiro Tagliaferro fue bajo, los jefes comunales consiguieron despegarse de la figura presidencial en la elección, independientemente de si les alcanzó para retener el distrito.

Manuel Passaglia consiguió un amplio corte de boleta. Los que antes no lo votaron, prefirieron no votar a la candidata del Frente de Todos. No asombró el caso del radicalismo local con el fracasado Di Leo, otrora archienemigo de Don Ismael Passaglia que repartió boletas de Cambiemos y tampoco asombró lo de la Coalición Cívica que no podía perder la banca de Elisa Carca como senadora y jamás votarían al peronismo que según su jefa, no cuidan ni quieren a la república de Todos y que tampoco hizo campaña para San Nicolás cuando vino a presentar su libro, que obviamente no fue récord de ventas en ninguna librería del país.

Juntos por el Cambio ganó en toda la ciudad. Le fue muy bien con el corte de boleta al hijo de Ismael Passaglia. Pasó de obtener en las PASO un 44% de votos a 56% en las generales.

image.png

Lo cierto es que desde funcionarios locales, provinciales, portuarios, de organismos gubernamentales, punteros y de la mano de trabajadores del STM; todos repartieron boletas en cada puesto de Juntos por el Cambio en las calles céntricas de la ciudad; no hubo barrio ni casa que no recibiera boleta de Cambiemos y donde no faltaron las boletas cortadas que ordenó entregar Manuel, su papá y su hermano diputado.

La familia Passaglia tenía que hacer mérito para dar el salto; con sus amigos en el gobierno, Ginés, Felipe Solá y Massa, seguro que algo van a ganar; aunque sea un puesto para el olvido y de segunda para Ismael como sería volver de director al Hospital San Felipe; pero que sería el lugar indicado para armar su bunker y ordenar desde la sombra, perseguir periodistas y militantes que le toquen al nene.

Utilizaron redes sociales municipales, trolls, redes sociales muy bien pagas, trabajadores municipales, y funcionarios de malos hábitos para promover el corte de boleta; se valieron de todo, pero lo que no se puede negar es el triunfo.

Ganaron por el voto, ahora veremos si les gana la justicia seria y no la bochornosa que por debajo de la mesa se deja tocar la rodilla, como sugieren algunos conocedores del tema.

Veremos como les va con las cuentas públicas, el blanco sobre negro y el negro también, pero eso sin dudas será materia del nuevo Gobernador Axel kicillof.

Te puede interesar

Dejá tu comentario