Opinión | San Nicolás | Salud | Covid

San Nicolás. Documento de organizaciones sociales, políticas y gremiales

Documento elaborado en San Nicolás, que se entregará al Gobernador, y en los Ministerios de Salud de la Prov. Bs As y de Salud de la Nación

Los abajo firmantes, representantes de las organizaciones políticas, sociales y gremiales que avalan el presente documento, manifestamos una gran preocupación por la grave situación que atraviesa nuestra ciudad de San Nicolás de los Arroyos en el terreno sanitario, social, económico y político a causa de lo que entendemos es una profunda desidia frente a las más elementales necesidades que surgen de dicho escenario. -

La máxima autoridad política de la ciudad, sus funcionarios, algunos magistrados del poder judicial, y otros de las fuerzas de seguridad, que deberían cubrir mínimamente un área de gran importancia en la responsabilidad global para enfrentar en forma conjunta la Pandemia resulta ser el primer y notable gran ausente en esta pelea desigual frente a un enemigo casi desconocido al que vamos tomándole el pulso sobre la base de la experiencia que se va realizando día a día, minuto a minuto.

La contracara de esta grave e irresponsable actitud la marcan quienes desde la sencillez de la diaria tarea de brindar un plato de alimento a quien no lo tiene, hasta el personal de salud del Hospital Público y del Principal Efector Privado de Salud de la ciudad, con su capacidad profesional, su esfuerzo, su sacrificio, dejan una enseñanza permanente de solidaridad humana, aun a riesgo de su propia salud, incluso su vida.

Quienes deben cumplir con su obligación apelando a las elementales herramientas o al ingenio o simplemente al esfuerzo o la solidaridad, no vacilan en hacerlo; sin embargo, quienes disponen de la administración de los fondos públicos, de los dineros del estado, del patrimonio social o como quiera llamárselo en una forma casi imposible de calificar, se dedican a derrocharlo en cuestiones que fuera del contexto de la gravedad de la situación provocada por el Covid -19, son directamente secundarias, superfluas o inexplicables.

¿Dónde está el dinero que recibe el Municipio de la Provincia y de Nación para Asistencia Social? ¿En que se utilizó y utiliza? ¿Y lo presupuestado para Salud?

La totalidad de los dispensarios barriales de salud están cerrados y desmantelados. Los pacientes de los lugares más distantes de San Nicolás se ven obligados a concurrir al Hospital, riesgo de contagio en el traslado o al llegar al hospital., sobrecarga en la atención en el hospital por cuestiones que hacen a la atención primaria de la salud. Toda esta estructura de APS indispensable en momentos de crisis de salud como la que estamos viviendo, está fuera de juego.

Otra área defectuosa es la del servicio de ambulancias (SAME) asignado al Municipio. Pésimo y deficiente y que ha entrado en un estado crítico.

Se podría decir sin ningún temor a exagerar que la crisis sanitaria y social en San Nicolás está asentada sobre una mesa de tres patas.

Por lo tanto exigimos un estado presente en lo local, que garantice la articulación de recursos de toda índole, específicamente los recursos sanitarios para poder llevar una verdadera respuesta en este marco a la población nicoleña; situación que hoy está diezmada por intereses mezquinos y sectoriales. Por eso, reafirmamos que resolver el problema sanitario de nuestra ciudad no es principalmente un problema económico, sino político.

En función de lo expuesto elevamos a las autoridades competentes lo consensuado y acordado.

• Ante esta situación que se agrava y se vuelve más compleja, podamos articular de manera directa con autoridades provinciales y nacionales para garantizar un monitoreo permanente de la situación socio-sanitaria local, y que logremos la más alta participación de sectores y organizaciones que han sido relegadas hasta el momento por el gobierno local.

• Que ante la falta de transparencia y ocultamiento de datos de la realidad socio-sanitaria también se pueda concentrar esa información y hacer un seguimiento preciso, porque lo peor que le puede pasar a una sociedad es la desinformación ante la propagación de este virus. Exigimos estadísticas claras y precisas y datos reales para la toma de decisiones, aunque eso implique retroceder en fases; porque con la salud y la vida de la población no se especula, ni se falta a la verdad.

• Exigimos limitar la circulación. Esto implica establecer controles claros y eficientes, cumplimiento de protocolos, acotar los horarios de mayor actividad al igual que las distancias y traslados.

• Solicitamos informe referente al destino que se le ha dado en lo local a los fondos nacionales y provinciales a lo largo de este 2020, que asciende hasta agosto a 82,2 millones de pesos, fondos extraordinarios destinados para hacer frente a esta crisis, y que no se vio reflejada en la entrega de alimentos, como tampoco en el servicio sanitario.

• Coordinar y derivar a otros efectores privados ( Clinica San Nicolás) que cuenta con los insumos necesarios para dar respuesta en lo inmediato.

• Reapertura de los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS), debido a que hoy se encuentran 15 barrios y zonas aledañas del Partido sin los mismos; que permita cumplir con una verdadera política de APS, acercando la misma a los sectores más vulnerables y así descomprimir las consultas en el hospital.

• Necesidad de fortalecer el SAME, con nuevas dotaciones (3) y el recurso humano necesario y esencial para un eficaz funcionamiento. La saturación del servicio y el abandono de personas, hechos estrechos y ligados.

• Abordaje integral, con articulación y fiscalización provincial, de los adultos mayores en nuestro partido. Situación actual, funcionamiento de geriátricos.

• Urgente incorporación de recuso humano, en el servicio sanitario para poder seguir dando respuestas en el sector público y en el privado. Se vienen realizando pedidos a la Dirección General de Hospitales y al Ministerio de Salud por parte de directivos del HIGA San Felipe y también desde los gremios. Se ha podido articular con la Región Sanitaria IV y re direccionar becas para que a partir de octubre comiencen 8 enfermeras/os a prestar servicios en el nosocomio Pero no alcanza. Antes de la pandemia había una faltante de 30 enfermeros/as en la planta hospitalaria, hoy en las condiciones actuales se necesitan 48, igual situación se da con médicos, especialistas y personal de limpieza. Una de las prioridades principales es focalizarnos en el recurso más escaso y valioso que es el humano, que hay que fortalecer y recuperar, para seguir salvando vidas.

Como conclusión manifestamos y reafirmamos que el sistema socio sanitario lejos de encontrarse en un estadio de estabilidad ha colapsado y explotado también en San Nicolás, que lejos de ocultar hay que trasparentar, que ante las irresponsabilidades y desidia de unos, otros planteamos el tema con preocupación, y propuestas de intervención. Asumir la responsabilidad individual y colectiva, coordinar sin oportunismos, que sea el objetivo. Por los/as trabajadores/as que son los que conviven a diario con el virus, en situaciones de stress, encierro, angustia, depresión y cansancio y no bajan la guardia. Por los compañeros y compañeras en merenderos, en los comedores, en las escuelas armando bolsones, que esa sea la imagen que nos deje esta pandemia, con los menores costos posibles.

Firmantes:

Movimiento Evita/Movimiento Mayo/FrenteGrande/La Cámpora/La Néstor Kirchner/Frente Renovador/Unidad Popular/Partido Justicialista / Partido Trabajadores del Pueblo - Partido Comunista Revolucionario / Agrupación 13 de Abril / Partido Solidario / Partido Comunista / Octubres / Juventud Comunista Revolucionaria / Nuevo Encuentro/ (CTA) de los Trabajadores / (CGT) Confederación General del Trabajo / (CTA – A) Autónoma / (SUTAP) / (UOCRA) / (SADOP) / (CICOP) / (SUTEBA) / (ATE) / (AJB) / (CCC) / (UPSRA) / (APOFA) / (SINDECAF) /Enfermería Federal/ Multisectorial de Mujeres / Mesa de la Memoria.-

Notas

En relación a la referencia anterior, en San Nicolás, con 150.000 habitantes, el sistema de salud está conformado, por oferentes privados, como el Sanatorio “Nuestra Señora del Rosario” y la Clínica “San Nicolás”; y como principal oferente publico provincial Interzonal, el Hospital “San Felipe”. Mientras que la Atención Primaria de la Salud y el servicio SAME están a cargo del Municipio. Potencialmente estamos abarcando una población de más de 200.000 habitantes teniendo en cuenta que San Nicolás es el mayor oferente sanitario de la región. Hemos declarado que por esta pandemia se están viendo colapsado algunos de estos oferentes mientras, mientras otros, incluido el sector público Municipal, lejos de articular y conducir este proceso con criterio y responsabilidad pone y direcciona a la política a disposición los intereses de los amigos de turno y los propios.

El HIGA San Felipe en el reporte diario de este principio de semana detalló que en la Sala de Covid había 12 personas, en Terapia Intensiva Covid, 8 con respirador y en Terapia Intensiva no Covid, (pediatría) ciento por ciento en ocupación. Con 15/20 hisopados diarios, siendo el fin de semana pasado uno de los más críticos donde se veía pacientes haciendo cola en al área COVID. Se realizaron más de 900 hisopados. Con 40 pacientes recuperados con plasma según protocolo de la provincia

Mientras en la Fundación Nuestra Señora del Rosario (UOM) reportó el 86% en internación de Sala Covid (51 pacientes de 59 camas) y en Terapia Intensiva Covid (90% de ocupación (9 pacientes/10 camas). Debemos destacar que 128 pacientes pasaron por internación, 52 transfusiones de plasma, y 1064 hisopados, con una internación promedio de 7.2 días, con un promedio de los fallecidos de 71 años y con una edad promedio de internación de 62 años. Este efector tuvo que habilitar

La contracara, de lo que se está sucediendo, la centramos en la Clínica San Nicolás, donde su director públicamente manifestó solo tener una cama ocupada, contando con insumos y una estructura armada, suficientes, pero que considera que los demás oferentes colapsan por no respetar los criterios de internación acordados. La Clínica San Nicolás que cuenta con 6 camas con respiradores en la Sala de Terapia Intensiva y 20 camas en sala de internación, apenas tienen un (1) paciente en la UTI y se pueden contar con los dedos de una mano los que están en la sala de internación. Se comentan muchas cosas pero lo cierto es que los pacientes de PAMI capitán en la referida Unidad, rebotan y aterrizan finalmente en el Hospital San Felipe o en la Clínica UOM

Cuando decimos que los recursos están y que es una decisión política de la Gestión Municipal de la familia Passaglia ¿por qué lo decimos? Porque hay una direccionalidad clara de la partida presupuestaria destina a la salud de los nicoleños. Los gastos de Atención Primaria de la Salud – APS, en el 2019 se había aprobado para este rubro de $83.864.985. El Intendente Manuel Passaglia le bajó el pulgar y lo llevó a $ 6.927.579 (Gasto Vigente), para terminar ejecutando $ 3.602.324. Una verdadera “proeza”. Claro que no son solo números, cuando hablamos de APS, hablamos del estado de los CAPS, de la provisión de medicamentos, de la mejora y mantenimiento del equipamiento, de los insumos necesarios para efectuar los estudios, de garantizar la plantilla de personal sanitario en condiciones decorosas, del mantenimiento y mejora edilicia, en fin “todo lo que no se está haciendo”. El presupuesto aprobado para este año fue de $11.278.443. Pero en el mismo semestre el Intendente Manuel Passaglia desembolsó más de 400 millones para hacer frente a una deuda con los proveedores, que no figura en el presupuesto aprobado, redujo el gasto aprobado en APS, de poco más de 11 millones de pesos, a la ridícula suma de $ 101.450 (ciento un mil cuatrocientos cincuenta pesos) y como gesto de generosidad” habilitó un gasto de $ 544. Lejos está pensar en que se ha destinado el 100% de los recurso para la lucha contra el Covid 19

Atención Primaria de la Salud (APS) prácticamente inexistente, que no brinda la atención necesaria, ni siquiera en el mal denominado Hospital de Zona Norte, el cual no está a la altura de las circunstancias. A lo largo de estos años de gestión, con cierre de muchísimos Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) 15 de 27 y la falta de respuesta sanitaria de los principales centros referenciales provocan que se sumaran cientos de consultas al Hospital San Felipe, para controles de embarazadas, controles sano de niños, laboratorios, estudios cardiológicos, atención odontológica, provocando mayor circulación en la ciudad, porque no dan respuestas en los barrios. Hoy en el Hospital San Felipe, de la entrega de medicamentos que efectúa, el 40% proviene de los distintos CAPS de la ciudad, situación que también que se venía manifestando y se acrecentó con la Pandemia, generando una sobrecarga mayor y mayores riesgos de contagios para la población y propagación del virus.

El SAME (Servicio de Urgencias y Emergencias), cuenta con 5 ambulancias, cuando hubo una sexta en Conesa (más 30km de San Nicolás) pero que ahora la cubren con Gral Rojo). Por lo tanto los puntos de base distribuidos en el Partido de San Nicolás son: Hospital de Zona Norte, Barrio del Carmen, Cempre, La Emilia y Gral Rojo. En plena pandemia las ambulancias no tienen los controles correspondientes, porque no hay posibilidades de pararlas, un servicio sobrecargado destinado al traslado de potenciales pacientes covid con destino al Hospital para realizar los hisopados, ha generado el apoyo municipal más estrecho pero dejando en evidencia las falencias del mismo. Se ha destinado personal de otras áreas municipales a la atención telefónica del 107 y 147 sin la capacitación necesaria dejando las urgencias y emergencias en un segundo plano, que se cruzan con llamados de Covid y esto también es trabajar al límite por parte del personal y trabajadores del SAME, teniendo que limpiar y desinfectar el vehículo entre salidas, que haya tenido que salir una ambulancia sin médico o que obligaran a choferes mayores de 60 años a seguir trabajando en un área tan compleja por no destinar recursos a suplir a ese personal con horas extras o a través de la contratación, estos son datos de la realidad, expresados por los mismos trabajadores. Distintas denuncias por parte de la ciudadanía vienen expresando una falta de respuesta por parte de este servicio esencial que también ha colapsado, sumando la realización de los hisopados a sus funciones. En este caso se ha avanzado en una mayor articulación con el servicio privado de emergencia (CEM) para suplir algunas demandas.

Tenemos la sensación que nada alcanza, que nada es suficiente y esto recién comienza. Si bien es clara la respuesta por parte del Ministerio de Salud ante la incorporación en el HIGA San Felipe de 30 trabajadores a principio de esta pandemia (médicos, enfermeros y personal de limpieza), y pasaron a planta 11 residentes y 13 becarios, pero no alcanza por el degaste del personal, sin licencias por más de 7 meses y con un alto porcentaje de contagios entre trabajadores, contando ya con una muerte.. Mientras que el Sanatorio de Nuestra Señora del Rosario atraviesa una situación parecida. Han abierto un nuevo piso que cuenta con camas, y los insumos necesarios, pero no con el recurso humano.

Dejá tu comentario