Si hubiera sido un Renault 12 se lo hubieran llevado

En el corredor vial de calle Urquiza-25 de Mayo está prohibido estacionar, sin embargo una camioneta de alto valor estacionó donde no se debe porque seguramente como le sucede a la mayoría de los nicoleños no encontraba lugar.

Luego de pasar varias veces viendo que la camioneta seguía en infracción durante largo rato, se acercó el inspector y la grúa para el acarrero de la misma, sin embargo no sucedió.

En la secuencia de las fotos vemos que se acerca la grúa por detrás de la camioneta, luego se coloca adelante, luego esperan que aparezca su dueño, luego la multan, luego se van.

Cuando la grúa se coloca adelante de un auto es para levantarlo y llevárselo por estar en un lugar donde se indica que está prohibido estacionar. Los nicoleños saben que está prohibido estacionar sobre ésta calle, sin embargo el manual de los inspectores municipales indica cláramente qué autos infraccionar y levantar con la grúa y cuáles no; de igual modo cuando multan motos; las motos de alta gama jamás son multadas aunque quiénes la manejen circulen sin casco, como se ha visto en infinidad de movidas recaudatorias que lleva a cabo el municipio.

Las personas que tomaban café en la esquina, esperaban ver cómo actuaba el inspector ante una infracción tan evidente y con asombro vieron como todo quedó en la nada.

Seguramente el dueño de la importante camioneta podrá pagar la multa, pero el inspector de elite le perdonó el acarreo y traslado del vehículo. “si hubiera sido un Renault 12 se lo hubieran llevado, decían los amigos de la esquina del bar Jazz”.

Así funciona tránsito municipal, un sector que sabe que los funcionarios y los amigos no se multan. Las multas son para la gilada, una vergüenza, insistían los habitués del conocido bar…

Dejá tu comentario