Siderec no puede pagar los sueldos y salen a liquidarla

En mayo de 2018, te contamos que el grupo económico conducido por Jorge Anselmo González, estaba al borde del concurso preventivo ya que se encontraba con altísimos niveles de endeudamiento, que superaban por aquel entonces, los 65 millones de pesos solo en el sistema formal.
Hoy se habla de un desfalco minuciosamente elaborado, y seguimos haciéndonos la misma pregunta, ¿Quién o quienes están detrás de Siderec o de su dueño?

En aquella época, surgieron como suele pasar en la ciudad de San Nicolás, “los salvadores”, aquellos que también te contamos suelen ser políticos, empresarios y porque no importantes prestamistas que no escatiman millones a tasas usureras para luego hacerse de una empresa asfixiada economica y financieramente.

Fue asi que el grupo FAPCO-MEDRAR-SIDEREC comenzó a levantar vuelo, pero las cosas no salieron muy bien… y ahora quizás sea el momento de levantar otro tipo de vuelo, armar las valijas y desaparecer, temen.

¿Podrá González -que casualmente es primo de la esposa de Gamerro, conocido abogado de la ciudad por armar medios y estafas- devolver el dinero que le prestaron o desaparecerá como Gamerro?
Vender para saldar deudas contraídas, sería lo correcto, sin embargo hasta dónde sabemos, la administración de la empresa fue tan fraudulenta que “los salvadores” aun con la venta de la empresa podrían perder sus préstamos dados ya que su valor no alcanzaría para saciar a todos los acreedores.

Muchos se preguntan si aquella cifra pudo devolverse o si fue mayor el endeudamiento. Lo cierto es que el propio Gonzalez, nos aseguran, salio a liquidar la empresa.

Según pudo saber Diariolaverdad, -en mayo de 2018 los trabajadores estaban preocupados porque no les pagaban los sueldos- Hoy la situación es peor.

La preocupación de los trabajadores hoy aumenta por la crisis; no estarían cobrando sus sueldos ni se pagarían sus aportes, lo que sí es seguro es que nuestro medio sigue velando por las fuentes laborales en un momento donde algunos sacan jugosas ventajas a costa de los trabajadores, a costa del dinero de otros y por qué no a costa de quiénes confiaron y hoy pueden perder mucho dinero.

Fraude, desfalco, huída o ¿todo junto?.

Dejá tu comentario