Policiales/judiciales |

Silencios municipales, asesinatos y complicidad. Zárate y San Nicolás

Caffaro y Passaglia, cortados por la misma tijera

Dos casos; asesinatos, femicidios y en los dos casos ausencia del estado, y silencio del estado cómplice para garantizar impunidades. En Zárate, el municipio aún no repudió el asesinato cometido por 10 vecinos de la ciudad; en San Nicolás el intendente se solidarizó luego de varios días y luego de la gran marcha que recorrió toda la ciudad, con la familia de la enfermera asesinada, debido a la presión social; pero no existió ningún parte municipal.

Hace 5 días, diez jóvenes de Zárate asesinaron a un joven de 19 años, totalmente indefenso, hasta matarlo. A pesar de que toda la comunidad repudió el hecho, el intendente aún no se pronunció. En San Nicolás a pesar de las marchas, el intendente corría por la costanera sin recibir a los padres de Diana y no hubo parte oficial municipal lamentando el asesinato.

La Segunda sección electoral da que hablar. Zárate es una ciudad bonaerense situada sobre la ribera del río Paraná y gobernada desde el año 2007 por Osvaldo Cáffaro perteneciente a la agrupación vecinalista "Nuevo Zárate"; San Nicolás es gobernada por la familia Passaglia desde el 2011 de todos los colores partidarios.

Los vecinos zarateños repudian el hecho, y sienten vergüenza que jóvenes de su localidad hayan actuado de la manera criminal que lo hicieron. Hay indignación entre la gente como la hubo en San Nicolás, pero los intendentes callan.

No a pocos lugareños les ha llamado la atención el silencio del gobierno municipal encabezado por Cáffaro en relación a este tema y no son pocos quienes temen que, atento la clase social a la que pertenecen los asesinos, se interpongan recursos a través de un prestigioso abogado vinculado al propio Intendente para –como se dice comúnmente- “embarrar la cancha” y de tal manera obstaculizar el debido proceso judicial. En San Nicolás si hace falta, aparece el ex juez de la dictadura y embarramos todas las canchas. Existen sobrados fundamentos para pensar de tal modo en las dos ciudades.

Existe una legítima preocupación toda vez que vinculan al abogado de los rugbiers con el estudio jurídico que patrocinó al Intendente Cáffaro en una causa donde fue imputado por una estafa con obras públicas. Igual que en San Nicolás; la diferencia es que en San Nicolás toda la familia está imputada por lavado de dinero y enriquecimiento ilicito. Lo parecido, estafas con la obra pública y el dinero público. La diferencia, la justicia nicoleña le pertenece, es vox populi, a la familia Passaglia.

Por estas horas hay mucho hermetismo ya que ningún integrante del arco político zarateño se expresó aún sobre el caso que conmociona a todo el país; ni propios ni opositores.

Dejá tu comentario