Política |

Sin vacunas y sin seguridad, pero habemus butacas para una cancha de fútbol

Comenzaron a vestir el estadio único con butacas para los espectadores; así lo indican los funcionarios de la agrupación Ismael Passaglia.

Con un alto nivel de desempleo en la ciudad; cientos de juicios perdidos por el municipio, una inseguridad creciente, narcomenudeo en ascenso, la noche habilitada para el delito y las habilitaciones a bares cuya recaudación realiza el joven intendente en persona, afirman, la ciudad se conforma con obras que en todo caso no son con fondos de la agrupación Ismael Passaglia como si fuera un prócer, sino con fondos que tienen un destino específico de la provincia y la nación.

Las ciudades donde gobierna Cambiemos en la provincia, tienen las mismas obras, las mismas baldosas, iguales cuadras con iguales mojones, peatonales parecidas, y los impuestos dolarizados. No son obras de Passaglia y vale recordárselo a todos los nicoleños.

El estadio fue una obra con fondos del gobierno anterior como también lo fueron los viaductos, las cuadras pavimentadas y el gas; el dispensario Norte -que no es hospital-, fueron los UPA de Scioli; el autódromo y la Expoagro, una obra de Nación, por lo tanto no son méritos para resaltar como propios de la familia que gobierna la ciudad.

Con plata no propia, cualquiera hace obras y se lleva los laureles con los que engañan a las señoras y señores de la beneficencia nicoleña.

Dejá tu comentario