Política |

Todos tenemos un chofer. El ex Ministro de Salud provincial también

La historia da cuenta de los choferes en la vida política de nuestro país. Choferes, desvío de fondos y pedido de coimas son algunas de las casualidades que acechan la vida de Ismael Passaglia, hoy de campaña como vecinalista.

Sin embargo nada asombra, si tenemos en cuenta que San Nicolás ya tuvo sus antecedentes repitiendo modos, formas y procedimientos; desde desvío de fondos, cámaras ocultas, y pedido de coimas hasta las acostumbradas amenazas; y como si fuera poco, del mismo modo como cuando se entregó en sus tiempos de ministro, leche en el domicilio de su chofer, también habría ordenado que los camiones de desarrollo social descargaran en la casa de una funcionaria, ladrillos que tenían como destino la construcción de casas sociales y no para construir la casa de la funcionaria, como informáramos en nuestro medio.

La misma vieja metodología del Clan se repite hasta nuestros día, pero no es noticia.

Así lo afirmaban las noticias y que fuera de público conocimiento: la entrega de 4 mil kilos de leche en polvo en el domicilio particular del chofer de Passaglia, en la localidad de San Nicolás.

A la justicia penal platense le toco investigar el presunto desvío de alimentos del ministerio de Salud bonaerense por el chofer del entonces Ministro Ismael Passaglia, a partir de un video efectuado con una cámara oculta que fue mostrado en un programa televisivo y la radicación de una denuncia en el juzgado de la capital federal a cargo de Rodolfo Canicoba Corral; Un juzgado que vale recordar, tuvo varias denuncias contra el Ministro, luego intendente, que nunca avanzaron.

Mientras Passaglia informaba que había iniciado tres expedientes por la descarga de leche en el domicilio de su chofer; a Julio Linettini (el chofer), compraba su lealtad y su silencio, ascendiéndolo de la categoría 12 a la 21.

Desde las denuncias por el desmantelamiento de 21 unidades móviles hasta la entrega de ambulancias provinciales a instituciones privadas de manos del Ministro, pasando por los varios desvíos de fondos de financiamiento educativo más las denuncias penales, querellas criminales, amenazas y hasta el pedido de juicio político, nada prosperó.

Tampoco prosperó la denuncia por coimas que tiene una vez más como protagonista al mismísimo Ismael.
El portal RealPolitik, hizo público que a poco menos de un año de hacerse cargo de su nueva función, una denuncia desnudó la cruda realidad: dentro del Instituto de la Vivienda de la provincia de Buenos Aires se gesta una oscura red de coimas y sobornos para quitarle dinero a quienes quieran movilizar sus expedientes.

Todos piden coimas y nadie va preso en ésta ciudad, puede leerse en las redes. En este caso el diputado y el referente del instituto de la vivienda no se arrepintieron, ni fueron investigados, ni llamados por la justicia.

Eso sí, no sabemos si en el incendio de la Catedral no se incendiaron los cuadernos Gloria o si en los mega allanamientos, la familia no se los llevó a Ramallo, entre otros papeles.

Dejá tu comentario