Un barrio estafado y rigurosamente vigilado en Avamba´e

hace años, una empresa estafó a los vecinos que estaban pagando casas en barrio Jardín Avamba´e.

Una larga historia
Una porción importante de casas del barrio estuvieron construidas y vendidas por una empresa llamada Valsonic Construcciones e Inmobiliaria S.A., de Pedro Eugenio Avellaneda y Mirta Lady Echevarría, con domicilio legal constituido en calle Cucha Cucha 1145, de la Ciudad de Buenos Aires y que hasta hoy figura con domicilio comercial actual en la ciudad de San Nicolás, en Mitre 349, donde desde años funcionan comercios dedicados al rubro de electrodomésticos.
Los clientes pagaban una cuota a la empresa, pero de un día para otro la empresa desaparece y alrededor de 30 familias fueron estafadas. Lamentablemente A pesar de comenzar un proceso judicial, los vecinos nunca recibieron respuesta ante la estafa.

Las casas de las familias estafadas son hasta ahora alquiladas por Ricardo Ledo y Adriana Conti, dueños de Saara Constructora y quién las administra es el señor Néstor Conti, suegro de Ricardo Ledo.

Saara Constructora se dice propietaria del barrio.
Altas fuentes consultadas nos dijeron que éstas personas no pueden demostrar que son dueñas de las tierras y por lo tanto no pueden declarar las casas construídas y mucho menos alquilarlas, pero la justicia no lo entiende así y los vecinos no tienen quién los defienda.

Para AFIP, ARBA y el Municipio, esta nueva empresa de nombre SAARA Construcciones e Inmobiliaria S.A, de Ricardo Ledo y Adriana Conti, que tiene domicilio comercial en su casa, al día de hoy no puede demostrar ser legalmente propietaria de las tierras del barrio y desconocemos si son dueños de las casas. ¿Cuando las compraron?.
Estas personas contrajeron grandes deudas con la provincia, la nación y el municipio de San Nicolás; en éste sentido cabe mencionar que Saara tuvo varios domicilios comerciales según nos informamos; Saladillo, Bahía Blanca, Alberti, Saladillo, la Plata, San Nicolás, y fue puesta en la mira por cobrar los contratos con cumplimiento de obras defectuoso, debido a los reclamos que existen por el Plan Federal de viviendas I, y en otros municipios y por la misma razón, el concejo deliberante exigió que no se contrate a ésta empresa por las irregularidades encontradas.

En la oficina de CATASTRO del municipio, no figuran como propietarios de las tierras ni de las casas. Sin embargo la Sede Social de Saara Construcciones funciona en una casa, Ballesteros 1634, Localidad San Nicolás de los Arroyos, en el mismo barrio, sin carteles que la identifiquen como empresa constructora, pero figura en actas de directorio.

Los vínculos entre funcionarios municipales y los dueños no tardaron en conocerse. Lo cierto es que los dueños, Ricardo Ledo y Néstor Conti, tienen el poder de alquilar casas sin contratos ni recibos a varias de las familias de la cuadra, pero tienen el poder de embargar cuentas sueldos sin contrato de alquiler y sin recibos; sin embargo la jueza les concede el crédito.

No son santos.
Néstor Conti, suegro de Ledo y supúesto administrador, estuvo detenido varios meses bajo la carátula de Coacción agravada y es quién cobra casa por casa alquileres sin contratos. Pero no sólo cobra y no da documentos respaldatorios sino que amenaza a algunos vecinos y a otra mujer, supuestamente atrasada en algunas cuotas a quién le pide a cambio otros favores; algo que no toman como denuncia en la comisaría 2da de la ciudad.

Estos dueños además controlan la cuadra Cándido López con cámaras de vigilancia que apuntan a las casas y no a las calles, aseguran, con el aval y el permiso del municipio.
Entonces, ¿Quién Monitorea las casas con cámaras de seguridad, el municipio o Conti y Ledo o la empresa Saara? Las dos posibilidades serían ilegales, ya que no apuntan a la calle por seguridad, sino que están todas orientadas a las puertas de cada una de las casas para ser rigurosamente vigilada cada familia.

Otro capítulo aparte es el rol que cumple la policía local asignada al lugar, frecuentan asiduamente la casa del señor Conti, y en vez de patullar la zona y responder al municipio, responden a Conti.

Estos “dueños” que estarían vinculados a Ismael Passaglia y al Instituto de la Vivienda para hacer asfalto y casas, son protegidos por la policía local avalados por el comisario Ayala que está al tanto de los aprietes que Conti envía a realizar, y un agente del servicio penitenciario, que actúa amedrentando y amenazando vecinos. También viven en la zona personal de gendarmería.

La policía no acude cuando son llamados por los vecinos, pero…. sí ingresan custodiando y protegiendo la vivienda amurallada del señor Conti.

En el medio, un funcionario municipal muy conocido vendería las casas, y un conocido abogado de la ciudad habría incurrido en una falta grave por un tema de firmas, según dicen en contra de varias familias; ¿por qué será?

Fin de la historia, familias serán desalojadas y dejadas literalmente en la calle el 2 de mayo por orden de la justicia, según flojos papeles, abogados que habrían cedido a prebendas y ningún fiscal actúa.

Dejá tu comentario