Policiales | Violencia | Policía | Abuso

La policía federal señalada por un caso de acoso sexual

Las maniobras para callar los hechos de violencia sexual en la policía son en si mismas una aberración, un hecho que merece que se investigue.

Hay malestar en la fuerza, aseguran, por el modo en que actúan las mujeres al frente del destacamento de la Policía Federal de San Nicolás ante un caso de supuesto abuso sexual de la que víctima sería una agente de la repartición.

Esperamos la denuncia para publicar, pero el miedo hace que la víctima no denuncie. Sin embargo habría existido el hecho que nos relatan. La indignación por cómo se habría procedido, preocupa, sobre todo porque al frente de la comisaría existen mujeres; una comisaria y una subcomisaria y la tercera jefa también es mujer.

El relato del supuesto Abuso que compartimos es el que no queremos que pase de largo, queremos que se investigue y queremos que se sepa. Ademas este no sería el único caso de manos del sargento, entre comillas protegido.

El día 5 de mayo a las 9:00hs, nos cuentan, una agente de la policía federal estaba lavando unos utensilios en la cocina del casino de la delegación cuando fue atacada por atrás por un sargento de 55 años, (el cual no debiera trabajar allí por su situación de disponibilidad, art 48, inciso C ) quién la agarró de la cintura, la manoseó y se apoyó con fuerza sobre ella, visiblemente excitado. La joven, entra en crisis y se va llorando a su oficina. Le cuenta a una compañera quién le avisa de inmediato a la comisaria y a la subcomisaria quienes lo único que hicieron fue decirle a la víctima que se calme, y le dicen que es mejor no hacer la denuncia porque no se llega a nada. Hablamos de mujeres que no cuidan a las mujeres víctimas de acoso, Abuso, violencia, y poder desmedido. Hasta acá nos ahorramos el consejo más delicado que le habría sugerido la comisaria en caso de que el hombre en cuestión lo intentara otra vez.

Luego, aseguran, comenzaron a querer tapar todo. Tomaron declaraciones 12 días después de ocurrido uno de los hechos, porque se enteraron en Rosario, insisten, y en Campana. Hasta ese momento, 12 días después, las dos personas de ésa historia, el abusador y la víctima estuvieron trabajando en el mismo horario como si nada hubiera pasado.

Nos cuentan que el martes 19 la comisario toma la decisión de cambiarle de horario a la víctima, -de la que nos guardamos el nombre por razones obvias-, pero no para ayudarla, hacen la salvedad, sino para que no esté en contacto con otras compañeras de la oficina que la ayudaron y la quieren convencer para que denuncie en fiscalía. Para ello y como si no alcanzara, las mujeres al frente, comisaria y subcomisaria, dieron la orden de que nadie de una oficia puede estar hablando con alguien de otra oficina.

Nos preocupó el hecho de que se quieran silenciar éstos hechos de abuso. Tantos no pueden relatar lo mismo si fuera una mentira y nos aclaran: Hay mucho malestar en el destacamento de la Policía Federal. ¿Quién nos ayuda?

En ese sentido y a modo de ayuda, pudimos saber que existe una red que saca a la luz la gran cantidad de casos de Abuso sexual y violencia que existe en la fuerza, por parte de sus compañeros varones. En este caso en particular los que quieren que éste caso se sepa, y es para destacar, han sido tanto mujeres como hombres de la fuerza.

Hay una Red Nacional de Mujeres Policías que surgió por la cantidad de abusos y violaciones que contaban cada vez más mujeres policías.

Imagínese, una mujer sin una licencia por violencia de género, que está atravesando una situación de violencia y debe presentarse a trabajar y si no lo hace le aplican una sanción disciplinaria. O peor aún: cuando le arman una carpeta, es una carpeta psiquiátrica. La licencia por violencia de género viene a sanear esa situación, a poner las cosas por su nombre", explicó Barone, la referente de la Red, en un medio público. "Quedaban en sus legajos esas carpetas psiquiátricas y ellas, en realidad, no han tenido ninguna situación de 'salud mental'", explicaba.

Noticias similares en el resto del país. las mujeres policías son amedrentadas. Si denuncian, les abren sumarios, les hacen sacar carpetas psiquiátricas, les hacen entregar el arma reglamentaria, otras veces las amenazan con trasladarlas. Y si vas a denunciar el acoso de un policía, en la oficina de violencia doméstica te abren un sumario. A una agente le dijeron: "No podés denunciar porque sos policía'".

Hasta donde sabemos, el caso de supuesto acoso y abuso en San Nicolás está siendo investigado...

Dejá tu comentario