Política |

Ya somos 11 millones de pobres

La falacia del gobierno: “Nuestro objetivo sigue siendo el mismo que teníamos el primer día, afirma Macri, nuestra meta va a ser siempre reducir la pobreza”, sostuvo, e insistió con el argumento meteorológico: “A raíz de esta tormenta, sabemos que las cosas van a tardar más, los resultados que iban a llegar antes van a demorar más”.

Si a la afirmación presidencial le agregamos el deterioro en las condiciones de vida de la población, la caída del poder adquisitivo del salario, una recesión que se extenderá más allá de 2019, y que la desocupación muestra una tendencia ascendente, alcanzando según pronósticos los dos dígitos, a Mauricio Macri los indicadores meteorológicos le están fallando aunque anunció el empeoramiento del índice en las próximas mediciones.

Pasamos del 25% al 32,5 de pobreza, un aumento de la indigencia, y sólo en la provincia de Buenos Aires un 32% más de pobres. Con estos indicadores, los asesores de tormentas del equipo presidencial no advierten fenómenos como el viento, los rayos y la lluvia y muchos menos prevén los alertas meteorológicos. A cambio, ceder parte del territorio nacional para asegurar el cobro de la deuda con el FMI está fuera de todo pronóstico de garantizar que la patria no está en peligro, como refiere el decir popular.

Hasta cuando sostendrán las mentiras, es algo que ni la oposición puede vaticinar; eso sí, utilizar el odio como política hace lícita la puesta en escena del “veneno social” el término nazi que convence, y es el que utiliza el presidente para dividir a los argentinos. Pero Hitler cayó y de eso no se debe olvidar el equipo de tormentas que añade fenómenos para negar la realidad, 11 millones de pobres nuevos y cada vez más indigentes. Un día la clase media alemana se despertó y no podía creer lo que había pasado y fue el comienzo del fin del nazismo. ¿La clase media argentina despertará algún día?

Dejá tu comentario