Yo no tendría ningún problema en volver al Kirchnerismo, sostuvo Ismael Passaglia

Ismael Passaglia se va anticipando al golpe que están por recibir los intendentes si se aprueba el presupuesto 2018 como tiene pensado María Eugenia Vidal.

Habrá problemas con la letra chica del acuerdo, según se estima, para los municipios que colocan el dinero de partidas en plazos fijos sin ser utilizados. Según la provincia, en muchos casos el dinero del fondo educativo eran usado y/o ejecutado con distintos y muy laxos criterios por cada administración. Laxo es una forma elegante para no acusar a ningún intendente propio de desvío de fondos.

Con éste proyecto la familia Passaglia ya no podrá seguir gastando, subejecutando y hasta usando el fondo educativo como lo viene desviando hace años, con pedido de indagatoria incluído.

Con la autonomía municipal que propone el gobierno de Cambiemos, ya no podrán usar los funcionarios el combustible gratis que es para los móviles policiales, y hasta para contratar un cuidador de plaza o un proveedor, habrá que pedir permiso.

No se podrá utilizar el fondo educativo para plotear autos y camionetas municipales varias veces, algo que ocurre muy seguido en San Nicolás o para pintar nuevas sendas peatonales, ni para comprar hectáreas para usufructo personal.

Mucho dinero de éstas partidas eran puestas en plazos fijos sin ser utilizadas en el mejoramiento de escuelas que pagaba dos veces la provincia y hasta contrataban a los mismos proveedores con cheques que firmaron, según dicen, algunas directoras de escuelas por obras que nunca se hicieron o que sobrepasaban en mucho el costo de la obra.

No es austero ni ahorrativo el municipio que subejecuta partidas, y lo que queda va a un plazo fijo, porque indica cláramente que está mal planificado aún cuando le aprueban las cuentas. Es por lo menos sospechoso que un municipio no use el dinero en detrimento de un área como puede ser el ejemplo de Defensa civil en San Nicolás para tercerizar un servicio de mantenimiento de cámaras de seguridad que muchas no funcionan.

Se viene la autonomía municipal y ya no podrá pagar la provincia ni Nación dos veces la misma obra pública como viene sucediendo, y con ello el riesgo que corren los intendentes es que sean auditados y vigilados y ya se escuchan quejas de algunos alcaldes, incluídos los propios.

si se avanza en la idea, muchos servidores públicos deberán dar explicaciones por el estilo de vida que ostentan y que no se condicen con un salario municipal, se atreven a adelantar algunos molestos que se quedan afuera del reparto.

La oposición sin embargo no aparece hasta ahora para cuestionar al alcalde de licencia que ya anticipó en una radio local como habíamos presagiado nosotros, que si Cambiemos lo acecha, se vuelve al Kirchnerismo. Un visionario, si los hay, por eso no le pierden pisada, por las dudas que vuelva a ser de los propios. Alguien avezado en saltos como pocos, cuando teme perder “protecciones”. Sin embargo no hay que olvidarse que Calcaterra también pasó por San Nicolás como De Vido.

Dejá tu comentario